Época de exámenes

Latas vacías sobre el escritorio

Mentes vacías

Vacían latas sin mas de vacio con desesperación.

En la biblioteca

Más de lo mismo

Con el compas de 4 libros para 4 mesas vacías

Para gentes vacías.

Beso la luna de día para ser amante del sol de noche.

Se cae mis aguas,

Ojeras a flor de piel

Estrés en la cúspide a la espera de mi nota final.

Capucha ,tez negra y con rap en los oídos,

Costumbre de no tener costumbres.

Un boli que se apaga, lápiz, infinita energía que se acaba.

Saca puntas

Diccionario

Mi día a día desde que no hablamos.

Anuncios

Ahí viene

Ahí viene con su gabardina, su sombrero de copa negro y su bastón de madera. Encorvado ,pues lo años no pasan en vano y con su máscara rota de la ambigüedad que puede tener el destino.

Atento a sus pasos, me mantengo frío ,distante sin ganas de dar rienda suelta a las cadenas que presionan mil lenguas. Le siguen mis ojos clavados en esas cuencas vacías que disimulan por ojos sin arterias. La lluvia se ha vuelto imperceptible. A estas alturas sólo cabe en mi la aterradora imagen de esa cosa moviéndose por un vacío que se llena a cada paso que da. Un temeroso paso para atras llama su atención. Me mira. Huele  mi desesperación por no ser notado y sin vacilar me acerco al armario que se encuentra cerca del guardarropa. Lo abro y agarro una escopeta polvorienta, herencia del tío Kherl. El simple roce de mis dedos al tacto de ese frío metal trajo viejos recuerdos y viejas palabras dichas por  tío Kherl. Pero no había tiempo para ñoñerias. Me buscan.Debía armarme.

Estúpida locura

Que se arrastra por los muros de los castillos que escudan de las tormentas del exterior. Estúpidos soldados mueren cada día para defender aquella parcela de realidad que se olvidaron de preguntar a  quién los protegen. Quién los llora? Porque como humanos, tendrán que morir. Estúpida locura humana que se arrastra por los muros de un castillo andante. Un castillo con cuatro patas de bronce con incrustaciones color Rubí echas de barro de vidrio. Un ser que se mueve por las noches. Salta, se desliza y camina por montañas nevadas.

Me gustaría

Me gustaría verla feliz

Que ría como si no hubiera mañana

Que se bañe en placer

Satisfacción saliendo por los poros y que mire a los ojos de Luna

Que nadie le diga cállate,

Porque tiene algo que decir.

Que cante y todo lo que un dia fue dolor, vuelva como ella espera.

Malas palabras salieron de una prematura boca,prematura a decir tonterías

Que suelen filtrarse en sobre su sabia mente.

Pero esa vez, su mente cedió.

Quiero verla sin problemas,

Sin preocupaciones

Tan aliviada que se olvide de mi ser,

Que flote por el mar azul de mis sueños

Y que los recuerdos se disipen por entre las crestas de las olas

Que el vaivén de ellas

Sean un baile para sus caderas

Y que el sol, sea un guardian más de los muchos que le esperan.

Eso quiero?

Eso quiero convencerme.

Lista

Un lado de esto y un poquito de lo otro. Un poco de esto y un poco de lo otro. Un toque de esto y medio de lo otro. Cuando dejemos de tratarnos como una lista, empezaremos a vernos como lo que somos;personas, animales imperfectamente perfectos.

Feliz Navidad

Hay esperas que saben una eternidad de ideas que vuelan por las mentes de los distraídos. También hay esperas fugaces que pasan delante tus narices y no te das cuenta, esto no pasa en el aeropuerto.

El aeropuerto y la espera. La espera y el aeropuerto. Parecen hermanas siamesas con cierta atracción por lo prohibido.

Hay veces en que se adentran en libros para aunque sea por unas horas, vivir una emocionante aventura. Despedirse del sueño y vestir con colores brillantes.

Sentado ahí, cerca de la puerta de embarque se encuentra parte de mi ser;con un teléfono con la mitad de su batería y el doble de sus ideas. Teclean mis dedos al son de Kaze y observo a la gente ,que bien se lo pasan y más por estas fechas tan señaladas.

Matemática del llanto

4 amigos me acompañan allá dónde voy. 2 amigas me cuidan allá dónde voy. 1 alma sopla ventiscadas que escapan de las nubes negras que me rodean. Un hilo me sigue rodea mi cuello y vete a saber tú en quien se conecta.

No tengo prisa

Una vez creí saber a quien me unía. No fue así, con el pasar del tiempo las casualidades que nos unían se fueron torciendo. Las cosas se volvieron turbulencias sobre un avión sin pasajeros.

Yo, cada vez más noche.Ella, cada vez mas día.

Yo, más ambiguo mientras que ella caminaba sólo hacia una dirección.

Yo, oculto tras mis cultos. Nido de misterios paisajes grises y luz sin camino. Ella, sombra de un sol sin llamas y luna del gato perdido, con botas amarillas que escampan charcos de un barco sin timón.

Ella, diferente de cualquier otra mujer que hayan visto mis ojos. Yo, perro sin collar cansado del frío invierno.

Ella y yo. Promesa de una potencia jamás cumplida. Jamás dicha por sus labios. Jamás cumplida por el enganche de un hilo, movida la mano. Brujería de quién teje. Y sin vacilar, a ella se asemeje.

Se rompió el hilo.

número 7

No quiero ser partícipe de  dichosa carrera  vivida a toda prisa llamada vida. “Número 7” me llaman. El número pegado en mi pecho marca mi destino.

Me niego!Agarro parte de mi pecho. Aprieto con fuerza , me lo arranco y lo tiro al suelo.

Numero siete ya no existe.

Sólo quiero ser una gota más de un río sin corriente y que desemboque hacia ninguna parte somnoliente. No quiero una vida ligada al valor de un papel maldito por los prejuicios de gordos arrogantes que apenas sienten el palpito revolucionario de su medio corazón roto.

Quiero no. Sueño con ser aire echado a volar sobre lluvia sin mojar. Pez rojizo dentro de una corriente de un amor sin contradicciones. Pero no quiero ser cielo. Ni azul perdido de entre su inimaginable inmensidad.

Quiero ser no. Seré la gota que se estampa en su ventana a media noche mientras ella se entretiene inmersa en alguno de sus libros favoritos. No huyo.

Me desvanezco por el vaho cubierto por esta ventana . Noto como ser de mi se resbala sobre el vidrio. Se diluye, mi cuerpo cabalga sobre un corcel de vidrio. Un dragón transparente pega sus labios en mi frente y salen de su boca palabras más que llamas:

Basta!

Temed a las lenguas salvajes que dan vueltas sobre su misma isla. No fabrican armas, ni tienen cura para su locura. No tiene poder, ni dinero pues corrompe. Poseen sus palabras visto desde sus sueños y sus sueños avistado desde los   cielos.

Basta! porque no quiero ser parte de tu lista. No quiero tachones, ni ser escrito en mi interior.

Yo seré el que escriba.

Quiero poder confiar! Que no huyan de mis llamas y por eso sueño no. Seré agua. Una gota de lluvia de entre tantas que pueda, sea capaz de escribir de sus venturas . Poner códigos y que los curiosos descifren.

 

 

Raro

Es difícil amar por mucho tiempo a quien no ama tu ser por mucho tiempo. Y es difícil querer poco a quién a dado más que nada por verte reír.

Es difícil albergar atisbo de esperanza por algo que jamás llegó. Y es que al final. Parece que la presión que somete del río nos separa  del viento.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑