Matemática del llanto

4 amigos me acompañan allá dónde voy. 2 amigas me cuidan allá dónde voy. 1 alma sopla ventiscadas que escapan de las nubes negras que me rodean. Un hilo me sigue rodea mi cuello y vete a saber tú en quien se conecta.

No tengo prisa

Una vez creí saber a quien me unía. No fue así, con el pasar del tiempo las casualidades que nos unían se fueron torciendo. Las cosas se volvieron turbulencias sobre un avión sin pasajeros.

Yo, cada vez más noche.Ella, cada vez mas día.

Yo, más ambiguo mientras que ella caminaba sólo hacia una dirección.

Yo, oculto tras mis cultos. Nido de misterios paisajes grises y luz sin camino. Ella, sombra de un sol sin llamas y luna del gato perdido, con botas amarillas que escampan charcos de un barco sin timón.

Ella, diferente de cualquier otra mujer que hayan visto mis ojos. Yo, perro sin collar cansado del frío invierno.

Ella y yo. Promesa de una potencia jamás cumplida. Jamás dicha por sus labios. Jamás cumplida por el enganche de un hilo, movida la mano. Brujería de quién teje. Y sin vacilar, a ella se asemeje.

Se rompió el hilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: